Nutrientes en frutas y verduras

El contenido de nutrientes de las verduras y frutas disminuye

El contenido de nutrientes de las verduras y frutas ha disminuido significativamente en los últimos 50 a 100 años. Esto ha sido probado por varios estudios.


El efecto de dilución

En 1981 Jarrell y Beverly demostraron por primera vez el llamado efecto de dilución: Han demostrado que el rendimiento ha aumentado enormemente desde la década de 1940 mediante el uso de fertilizantes y otras medidas, pero que la concentración de minerales y nutrientes en las plantas ha disminuido. Esta es la primera vez que han demostrado una relación negativa entre el rendimiento y el contenido de nutrientes en varios tipos de verduras, cereales y frutas. 

¿Cómo se produce el efecto de dilución? 
Las plantas acumulan más masa, proporcionando así más rendimiento. Sin embargo, la cantidad de nutrientes contenidos sigue siendo la misma. El resultado: 100 gramos de plantas de alto rendimiento contienen menos nutrientes que 100 gramos de plantas de menor rendimiento.

Otros estudios confirman este efecto de dilución: Un estudio de Davis et al. en 2004 examinó la disminución de proteínas y vitaminas en 43 variedades de verduras y frutas y mostró una disminución del 6 % en proteínas y del 15-38 % en vitaminas por término medio. 

Ekholm et al. también mostraron una disminución de nutrientes en varias plantas desde mediados de la década de 1970 en Finlandia en 2007. El estudio examinó 17 variedades de hortalizas, 6 variedades de bayas, 4 variedades de cereales y manzanas. Se han documentado disminuciones en la vitamina K, magnesio, zinc, cobre, calcio, manganeso, hierro y fósforo. 

El efecto de dilución genética

Poco después del cambio de milenio, cuatro científicos demostraron de forma independiente el llamado efecto de dilución genética: Farnham 2000, Garvin 2002 Monasterio & Graham también 2002 y Scott 2006.

En el curso de estos estudios, en las mismas condiciones de cultivo, se plantaron variedades tradicionales de hortalizas y cereales de bajo rendimiento junto con nuevas variedades de alto rendimiento. La calidad del suelo, las condiciones de cultivo y las condiciones climáticas podrían, por tanto, excluirse como factores que influyen en el efecto de dilución. La única diferencia eran las características genéticas de la semilla.

Sin embargo, los cuatro estudios mostraron una correlación negativa entre el rendimiento y la concentración de minerales. Las nuevas plantas de mayor rendimiento contenían menos nutrientes que las antiguas plantas de menor rendimiento. 

Esto se debe a veces al hecho de que más plantas tuvieron que compartir la misma cantidad de nutrientes del suelo. Y aunque la menor densidad de plantas producía menos rendimiento, las plantas podían suministrarse a sí mismas con más nutrientes.

Aunque en el pasado el efecto de dilución siempre se atribuía a condiciones externas como la fertilización, las condiciones del suelo y el clima, estos estudios demostraron que el efecto de dilución se debía a los genes de la semilla, así como a influencias externas. 

Aumento del rendimiento y de los métodos de cultivo modernos

Durante la revolución verde de los años sesenta y setenta, los rendimientos se duplicaron y triplicaron en las principales zonas de cultivo, en particular las hortalizas. 

Estos aumentos de rendimiento, combinados con métodos de cultivo modernos, han llevado a una disminución constante de la concentración de nutrientes en las verduras y las frutas. Esto se debe tanto al efecto de dilución genética como ambiental. Por un lado, la menor concentración de nutrientes ya está en los genes de las semillas actuales, y por otro lado, los nutrientes contenidos se reducen aún más por la fertilización y los métodos de cultivo modernos.

Welch y Graham demostraron en 2004 en un estudio que más de tres mil millones de personas en todo el mundo sufren de una falta de nutrientes y vitaminas. Las frutas y hortalizas son las fuentes más importantes, por lo que una disminución de los ingredientes saludables en estos grupos de productos es muy problemática y tiene graves consecuencias. 

Observación médica - Consecuencias para Sanopoly

En varias prácticas, el estado vital de la sustancia se registró durante un largo período de tiempo, se registraron los síntomas y se determinó la proporción de deficiencia responsable de ciertos síntomas. El resultado fue una imagen de lo que faltaba. 

El enfoque de Sanopoly fue prevenir y corregir estas deficiencias vitales de sustancias, que pueden ser sintomáticas. Así es como se desarrollaron los suplementos dietéticos y los alimentos dietéticos, que son capaces de compensar estas deficiencias de una manera tangible, mensurable y completa y tienen un efecto preventivo.


Para una rápida visión general, haga clic aquí para descargar los datos y las publicaciones en formato PDF.

Fuentes:



Literature Cited Davis, D.R. 2005. Trade-offs in agriculture and nutrition. Food Technol. 59:120. Davis, D.R. 2006. Commentary on: ‘Historical variation in the mineral composition of edible horticultural products’. J. Hort. Sci. Biotechnol. 81:553–554. Davis, D.R., M.D. Epp, and H.D. Riordan. 2004. Changes in USDA food composition data for 43 garden crops, 1950 to 1999. J. Amer. Coll. Nutr. 23:669–682. Ekholm, P., H. Reinivuo, P. Mattila, H. Pakkala, J. Koponen, A. Happonen, J. Hellstr ¨om, and M.-L. Ovaskainen. 2007. Changes in the mineral and trace element contents of cereals, fruits and vegetables in Finland. J. Food Compos. Anal. 20:487–495. Fan, M.-S., F.-J. Zhao, S.J. Fairweather-Tait, P.R. Poulton, S.J. Dunham, and S.P. McGrath. 2008. Evidence of decreasing mineral density in wheat grain over the last 160 years. J. Trace Elem. Med. Biol. (in press). Farnham, M.W., M.A. Grusak, and M. Wang. 2000. Calcium and magnesium concentration of inbred and hybrid broccoli heads. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 125:344–349. Farnham, M.W., P.E. Wilson, K.K. Stephenson, and J.W. Fahey. 2004. Genetic and environmental effects on glucosinolate content and chemoprotective potency of broccoli. Plant Breed. 123:60–65. Garvin, D.F., R.M. Welch, and J.W. Finley. 2006. Historical shifts in the seed mineral micronutrient concentration of US hard red winter wheat germplasm. J. Sci. Food Agr. 86:2213– 2220. Garvin, D.F., R.M. Welch, J.W. Finley, A.K. Fritz, E. Donmez, J.P. Shroyer, and G.M. Paulsen. 2002. Seed micronutrient contents of a historical collection of hard red winter wheats (poster presentation). In: Annual meeting abstracts [CD-ROM]. Amer. Soc. Agron./Crop Sci. Soc. Amer./Soil Sci. Soc. Amer., Madison, WI. Hughes, M., M.H. Chaplin, and L.W. Martin. 1979. Influence of mycorrhiza on the nutrition of red raspberries. HortScience 14:521–523. Jarrell, W.M. and R.B. Beverly. 1981. The dilution effect in plant nutrition studies, p. 197– 224. In: Brady, N.C. (ed.). Adv. Agron. Vol. 34. Academic Press, New York, NY. Mayer, A.-M. 1997. Historical changes in the mineral content of fruits and vegetables. Brit. Food J. 99:207–211. Monasterio, I. and R.D. Graham. 2000. Breeding for trace minerals in wheat. Food Nutr. Bull. 21:392–396. Scott, M.P., J.W. Edwards, C.P. Bell, J.R. Schussler, and J.S. Smith. 2006. Grain composition and amino acid content in maize cultivars representing 80 years of commercial maize varieties. Maydica 51:417–423. Simmonds, N.W. 1995. The relation between yield and protein in cereal grain. J. Sci. Food Agr. 67:309–315. Singh, R.J. 2007. Preface, p. 1–3. In: Singh, R.J. (ed.). Genetic resources, chromosome engineering, and crop improvement, Volume 3: Vegetable crops. CRC Press, Boca Raton, FL. U.S. Department of Agriculture. 2008a. Vegetables and melons yearbook. U.S. Dept. Agr., Tables 5 and 6,Washington, DC. 18 Sept. 2008. . U.S. Department of Agriculture. 2008b. Economics, statistics, and market information system. Commodities (vegetables and melons, potatoes, fruits and nuts). U.S. Dept. Agr., 18 Sept. 2008. . Welch, R.M. and R.D. Graham. 2004. Breeding for micronutrients in staple food crops from a human nutrition perspective. J. Expt. Bot. 55: 353–364. White, P.J. and M.R. Broadley. 2005. Historical variation in the mineral composition of edible horticultural products. J. Hort. Sci. Biotechnol. 80:660–667.